0
Publicado 12 marzo, 2014 by en Actualidad
 
 

Descubre los encantos de la segunda bebida más tomada del mundo y conviértete en un profesional.

Comensal en DF

Disfruto tomar bebidas calientes y en esta ocasión los profesionales del tema y fundadores de la Escuela Mexicana de Té nos invitaron a una cata y nos platicaron sobre este interesante e innovador proyecto basado en la segunda bebida más tomada en el mundo -después del agua-. El recién abierto restaurante Cavallino del grupo Loma Linda, que se está convirtiendo en un favorito de la gastronomía italiana -prometo más adelante una reseña- fue sede de esta cata y nos acogió en sus bien decoradas instalaciones.
Los hermanos Andrés Jurado Rivera Torres y Ariana Jurado Rivera Torres, quienes junto a otros dos emprendedores fundaron esta escuela en Cocoyoc, Morelos, encontraron una oportunidad de mercado a raiz de la escasa oferta de té en México. Juntos decidieron desarrollar una oferta de valor muy interesante dedicada profesionalizar todo lo referente a esta bebida originaria del medio oriente.
La escuela fue inaugurada en septiembre de 2013 y en ella se imparten tres formaciones: Sommelier de Té, Tea Designer y Experto en Protocolo y Ceremonial de Té. Es la primera escuela de su tipo en nuestro país dedicada no sólo a la promoción del té y su cultura sino a la capacitación y certificación de profesionales del té.
Durante la cata conocimos la gran variedad de tés existentes y la historia de cada uno así como los procesos tan sofisticados para obtenerlos. Sin embargo, de la voz de estos expertos es muy fácil comprender toda esa información, a la vez que pruebas los tés y vas experimentando sus cualidades, cada aroma, cada nota, cada sensación. Un momento donde el gusto y el olfato son consentidos completamente.
Para cursar las formaciones que ofrecen no es necesario tener conocimientos previos sobre el mundo del té y está dirigido a profesionales de la industria restaurantera y banquetes o a aficionados a esta bebida. Se imparten en modalidad mensual o intensiva; esta última es presencial y precisa de un fin de semana en Cocoyoc.
Es una gran oportunidad para adentrarse en la cultura de esta milenaria bebida, acceder a los de tés de mayor calidad y de pensarlo como una posibilidad de negocio y, por qué no, aprovechar para desconectarse del estrés cotidiano para pasar un espléndido fin de semana experimentando y aprendiendo sobre el interesante e infinito mundo del té.

Comensal en DF