2
Publicado 28 diciembre, 2014 by Jorge Aguayo en Instantaneas
 
 

Cadenas de restaurantes: ¿Un mal que debemos de evitar?

fastfood2
foto: http://aicyellowjacket.com/738/editorial/fast-food-tempting-but-unhealthy/

Es curioso, siempre que se me ocurre mencionar a cadenas de restaurantes, cafés o marcas que son “populares”, nunca falta alguna persona que me señale y que de alguna manera quede decepcionada.

Siempre lo he dicho y lo seguiré diciendo: yo me siento a comer en el lugar que sea “limpio, rico, justo y complaciente“, por supuesto, esto es subjetivo, porque todos tenemos diferentes gustos y expectativas. En numerosas ocasiones los lectores no estarán del todo de acuerdo en lo que expreso, los respeto, y claro que se vale debatir, siempre y cuando reciba ese mismo respeto que yo ofrezco.

Lo que puedo asegurar es que siempre seré honesto y pensando en el beneficio de mis lectores, que si bien mi comentario no será del agrado de todos, intento hacerlo para una gran parte de los que me leen.

Los compradores (comensales en este caso) generalizamos como “bueno” o “malo” para hablar de un lugar al que regresaríamos o no, sin embargo, no siempre lo vemos como “blanco” o “negro” cuando tomamos decisiones de compra; también consideramos otros factores como pueden ser: presupuesto, distancia, precio, ocasión, experiencia previa entre otros.

Como ejemplo: Hoy me encontraba en una comida familiar, con sobrinos que veo 1 vez al año, terminamos de comer y pensé en provocar un bonito recuerdo en los niños sobre la última vez que los iba a ver en determinado tiempo. Decidí invitarlos a un lugar que estuviera cerca, donde pudieran disfrutar de un postre que no fuera costoso, que tuviera juegos y que ellos ya conocieran el lugar. Antes de tomar mi decisión hice un estudio de mercado diciendo: ¿Quien quiere ir a McDonald’s por un helado? La respuesta fue un rotundo “yoooo” de parte de todos los niños, es decir mi “mercado meta” estaba sumamente interesado en mi oferta.

Mi necesidad de crear un bonito recuerdo para mis sobrinos podría ser alcanzada en ese momento; ya conocen el lugar, saben que hay juguetes, juegos y el helado de ahí les gusta, además mi experiencia previa con el lugar (también trabajé en McDonald’s en el 1997) me dice que puedo esperar que nos atiendan rápido y será algo higiénico además de todo lo antes mencionado.

Exacto, para este momento, tratándose de la ocasión, tiempo, distancia, experiencia y presupuesto, McDonald’s resultaba ideal, no conozco ningún otro lugar por la zona que cumpla con todos estos requisitos, ese es parte del éxito de las cadenas en general, creando ofertas únicas e ideales para cierto mercado en cuestión de tiempo, dinero y esfuerzo.

Es por eso que casi todos los lugares no son definitivamente “buenos” o “malos”, mas bien la respuesta correcta es “depende”. Existen excepciones de lugares que definitivamente hay que evitar, como cuando atentan a la seguridad o la salud de los visitantes.

Respondiendo a mi cuestionamiento sobre si debemos de evitar los restaurantes de cadena o no, yo respondería: depende del lugar, momento, presupuesto, tiempo y expectativas en las que te encuentres en ese momento.

En mi caso, si se me antoja un café, estoy en una ciudad que no conozco y me queda cerca un Starbucks, es probable que termine ahí, por otro lado, si estoy en la condesa, a pesar de que Starbucks me quedara a una cuadra y tuviera el tiempo suficiente para ir a otro café, seguramente terminaría en chiquitito café. Ese es mi humilde punto de vista.

Existen otras cosas en las que nuestro racional nos impide ir a esos lugares, como el hecho de que no son empresas mexicanas, que practican condiciones injustas para empleados y/o proveedores, que dañan el ambiente etcétera; mi sugerencia regularmente sería tratar de consumir lo bien hecho en México, a compañías que evidentemente traten por ayudar a la comunidad y que sean amigables con el planeta, antes que otra cosa.

Espero tu comentario aquí abajo, este espacio para eso sirve, para intercambiar ideas y que cada vez seamos más inteligentes como consumidores.

Jorge


Jorge Aguayo

 
Recomendador apasionado, me siento en la mesa donde me agarre el hambre, siempre esperando sea un lugar limpio, rico, justo y complaciente. Tengo 25 años de experiencia en operaciones y servicio al cliente. Este espacio existe para hacer valer los derechos del consumidor.