0
Publicado 23 marzo, 2014 by Jorge Aguayo en Instantaneas
 
 

Cómo es que dejo de recomendar un restaurante

Soy un recomendador apasionado, y he llegado al grado que acabo de lanzar mi programa llamado recomendación garantizada, donde por cierto periodo de tiempo y en el restaurante que indique si lo visitas y no te gusta te regreso tu dinero, consulta aquí las bases.

Por otro lado también me sucede que al regresar a un restaurante que antes recomendaba ahora me doy cuenta que las cosas han cambiado y ya no es como antes, el servicio dejó de ser prioridad, cambiaron de cocinero, el lugar ahora está sucio o la comida fría.

Cabe mencionar que soy el recomendador mas no el responsable de que las cosas salgan bien en los restaurantes todo el tiempo, y es por eso que las personas que recomendamos también tenemos la responsabilidad de escuchar la retroalimentación de los asistentes y seguir recomendando o dejar de hacerlo.

Amigos y conocidos en varias ocasiones han hecho de mi conocimiento cuando han ido a lugares y no les ha gustado lo que recomiendo. Analizo la situación y después por mi propia voluntad decido dejar de recomendar si es el caso.

Cuando deje de recomendar algo simplemente ya no hablaré del lugar y desaparecerá de mi blog, difícilmente hablaré mal del lugar ya que no soy una persona que quiera causar algún daño a nada ni nadie

Las pocas ocasiones en las que haga referencia y crítica fuerte hacia un restaurante será porque tengo conocimiento de causa de que el dueño del lugar demuestre con la forma de operar que no le importa otra cosa que llenar sus bolsillos de billetes antes de hacer lo que todos esperamos de los chefs y restauranteros: deleitar nuestros paladares.

Es difícil llegar a ser propietario de un restaurante rico, justo, limpio y complaciente, es más difícil mantenerlo una vez que lo has logrado. Invito a todos los emprendedores como el que intento ser, a tener ese interés y sobre todo esa astucia para que sus negocios permanezcan en constante mejora, de lo contrario correrán el riesgo de abordar la nave del olvido.

¡A comer bien se ha dicho!

Jorge


Jorge Aguayo

 
Recomendador apasionado, me siento en la mesa donde me agarre el hambre, siempre esperando sea un lugar limpio, rico, justo y complaciente. Tengo 25 años de experiencia en operaciones y servicio al cliente. Este espacio existe para hacer valer los derechos del consumidor.