3
Publicado 27 marzo, 2011 by Jorge Aguayo en Instantaneas
 
 

Crónicas de un restaurante atrapado en los 80’s

Hoy mi esposa tuvo antojo de unos buenos tacos de carnitas, y como los que nosotros acostumbramos no abren los domingos, recordé que alguna vez visité unos muy famosos y deliciosos: “Los Panchos”.

Efectivamente, sus tacos siguen siendo tan ricos como lo recordaba, no ha cambiado, y cuando digo “no ha cambiado” es que no ha cambiado NADA desde mi última visita.

Como todo en la vida, y sobre todo en los negocios, no es opcional el transitar con el cambio, al parecer este negocio es una de esas excepciones, donde: a)No han querido ó b)No se han dado cuenta que el mundo ha cambiado.

Hoy domingo lo encontré a la una de la tarde prácticamente vacío, de unas 30 meses solo habíamos 4 con comensales, y el número de meseros me hizo suponer que así es los domingos, con muy poca clientela.

¿Qué fue lo qu encontré? ¿Qué fue lo que me hizo pensar que este restaurante tan afamado quedó atrapado en los ochenta (o al menos esta sucursal)? He aquí mis reflexiones:

a) Al entrar al baño, me di cuenta que usaban jabón de barra, y no estaba sucio, solo creo que después de lavarme las manos quedaron más sucias que antes de usar el jabón. Los azulejos del baño no han sido limpiados en meses, el mingitorio y el escusado me gritaban que me alejara de ellos.

b) El mantenimiento del lugar, efectivamente es una casa antigua, sin embargo me di cuenta que hace mucho tiempo que no dan mantenimiento al lugar, la pintura del lugar y lo raspado de las paredes asi lo parecían.

c) El mobiliario, las sillas y mesas en específico, al parecer llevan mucho tiempo haciendo su trabajo, ¡Y ya estan muy cansadas!

En fin, ustedes podrían pensar que exagero un poco, sin embargo en mi experiencia también hubo algo, un sentir, una subjetividad que únicamente puede ser percibida si estas presente. Esa subjetividad que te hace sentir cómodo o incómodo, complacido o molesto, tranquilo o inquieto, y este sentimiento fue el principal que me obligó a escribir estas líneas.

Hoy en día todos los consumidores nos hemos vuelto muy exigentes, cada vez que sale un nuevo competidor nos hace que nos esforcemos más para poder continuar en el negocio al que pertenecemos.

En uno de mis trabajos anteriores recuerdo muy bien que me decían que por cada cliente que abandonara molesto el negocio, ese cliente le iba a contar de su mala experiencia a otras siete personas. Hoy en día, y gracias a las redes sociales ese número es increíblemente mayor y que no puede medirse.

No tengo nada contra “Los Panchos” ¡Al contrario! Creo que es un excelente producto y gracias a eso y al servicio de sus meseros han logrado seguir de pie, pero creo que puede mejorar en muchos aspectos.

Y espero que esta nota llegue a la persona indicada, queremos a los panchos por muchos años.

La evolución del marketing en los últimos años ha sido:

a) Calidad

b) Innovación

c) Servicio

d) Manejo de emociones

Sin dudarlo, “Los Panchos” están ubicados en el punto A.

Apreciables restauranteros de “Los panchos”: espero les haga reflexionar, y sobre todo ¡Les deseo lo mejor!

-Jorge Aguayo


Jorge Aguayo

 
Recomendador apasionado, me siento en la mesa donde me agarre el hambre, siempre esperando sea un lugar limpio, rico, justo y complaciente. Tengo 25 años de experiencia en operaciones y servicio al cliente. Este espacio existe para hacer valer los derechos del consumidor.