4
Publicado 14 noviembre, 2012 by Jorge Aguayo en Actualidad
 
 

Mi versión detrás de una hamburguesa de McDonald’s

Soy un fiel creyente de promover, crear experiencias de servicio memorables y de dibujar caras de satisfacción en nuestros clientes, y que las mismas sean la razón principal para que nos compren, regresen y sobre todo que nuestros clientes nos recomienden.

Llevo 25 años dedicándome a crear experiencias memorables para los que han sido clientes en las empresas en las que he trabajado, y todo empezó detrás de una hamburguesa de McDonald’s.

Corre el año de 1987, cuando McDonald’s llega a Guadalajara y dan inicio al proceso de reclutamiento y selección, y donde termino siendo miembro de la primer generación de empleados de mi querida ciudad natal.

Era mi primer empleo, y todo era nuevo para mi, mi primer sorpresa fue el proceso de entrenamiento que vivimos los primeros 150+ empleados. Puedo definirlo como un proceso muy metódico, energético, motivante y sobre todo enfocado al cliente, enfocado en su satisfacción total.

Junto con el proceso del entrenamiento llegaron los valores principales de McDonald’s y que después de muchos años siguen vigentes: Calidad, Servicio y Limpieza, estos estándares fueron los primeros que marcaron mi vida profesional.

Aprendí cómo evaluar la calidad del producto, aprendí como conservar los alimentos en el mejor estado y aprendí cómo detectar anomalías para evitar posibles riesgos en la salud.

Aprendí cómo mantener una cocina impecable de esta forma prácticamente anular la probabilidad de contaminación de alimentos.

Aprendí cómo atender a los clientes, a desarrollar el sentido común y sobre todo el sentido de urgencia que tanto valoramos y esperamos los clientes.

Éstas son solamente una muestra de cómo una compañía como McDonald’s se preocupa y lucha cada día por mejorar su oferta de valor, una oferta de valor que se actualiza constantemente para mantener su vigencia al día de hoy.

Hoy tuve la oportunidad de regresar a mis raíces profesionales, y que a través de lo que llamaron “Gira de Calidad” visitamos las instalaciones de dos de los socios comerciales de McDonald’s: Bimbo y Del Valle (parte de coca cola company).

Tanto Bimbo como del Valle nos invitaron a sus instalaciones, y mediante un recorrido a través de sus líneas de producción me demostraron nuevamente la dedicación y el empeño que ponen junto con McDonald’s en mantener la mejor calidad.

De igual manera, y durante las presentaciones de cada una de estas tres compañías, me voy dando cuenta la transformación en la que están trabajando, en la de mantener los mejores estándares de calidad de la mano de mejorar constantemente los ingredientes de sus productos. Ahora los productos tienen menos azúcar, menos sodio y ahora sin grasa trans.

A través de expertas en nutrición, estas compañías van mejorando su oferta alimenticia, ahora puedes cambiar tus papas por una ensalada por ejemplo, muestra de que están preocupados por mejorar y balancear la alimentación de nuestro país, vergonzosamente el primer lugar en obesidad mundial.

Otro ejemplo es que ahora McDonald’s en sus paquetes para niños llamados “Cajita Feliz” se aseguran que no contengan más de 600 calorías, la tercera parte de la ingesta recomendada para nuestros niños.

Durante el tiempo que trabajé en McDonald’s Guadalajara me quedó completamente claro que el objetivo principal de la compañía era y sigue siendo la satisfacción total del cliente tomando en cuenta los más altos estándares de calidad, servicio y limpieza.

En fin, mi opinión es que todos estos años ha habido una clara y favorable evolución en la oferta de valor de McDonald’s, que caminan de la mano de socios estratégicos como Bimbo y Del Valle, y que definitivamente lo aplaudo.

Como todas las marcas famosas es común que reciban ataques en contra de la misma, emitiendo juicios y críticas que en muchas ocasiones carecen de fundamentos potentes.

Y por otro lado, como todo, pueden o no gustarte sus productos y es respetable tu opinión, aquí mi punto es que son productos que tienen la mejor calidad y que van evolucionando de acuerdo a las necesidades alimenticias de nuestro país.

Por último, quiero agradecer públicamente a McDonald’s el haber sembrado en mí un espíritu que hoy en día prevalece, una vocecita en mi interior que me impulsa a dar y exigir lo mejor todos los días, para que los que ahora son mis clientes compren, regresen y sobre todo me recomienden.

¡Aquí les dejo una foto vintage de aquellos momentos!


Jorge Aguayo

 
Recomendador apasionado, me siento en la mesa donde me agarre el hambre, siempre esperando sea un lugar limpio, rico, justo y complaciente. Tengo 25 años de experiencia en operaciones y servicio al cliente. Este espacio existe para hacer valer los derechos del consumidor.