0
Publicado 22 marzo, 2014 by Jorge Aguayo en Mira
 
 

El Camino Real Sumiya nos demuestra una gran filosofía de vida

20140322-135857.jpg

Y quien mejor para demostrarlo que la señora que en su momento ostentó el puesto de la mujer más rica del mudo y quien fue la que construyó este complejo que ahora es un hotel operado por Grupo Real Turismo.

Barbara Hutton Woolworth también llamada “Pobre niña rica” fue la autora intelectual de esta que fuera su residencia durante los años 50’s. Sumiya fue construido evocando la cultura japonesa, y la Ciudad de la Eterna Primavera fue seleccionada porque para ella ha cumplido con tres requisitos, a) Excelente Clima b) Lleno de energía cósmica (por sus lugares aledaños como Xochicalco, Atlixco y Tepoztlán entre otros) y c) En ese valle nunca hubo ninguna guerra, es decir es un lugar lleno de paz.

20140322-135919.jpg

Dentro de la lujosa residencia cuenta con un teatro Japonés Kabuki y además un Jardín Zen.

Lo que me gustaría recalcar es el mensaje que transmite su jardín Zen, les cuento:

En un Jardín Zen predominan la arena, piedras y algo de vegetación, son escénicos e invitan a la relajación mental.

20140322-134422.jpg
(Foto wikipedia)

Al entrar al jardín del Sumiya, que es de aproximadamente 10 metros de largo por 4 de ancho podemos ver arena y piedras grandes enterradas, mismas que fueron traídas desde las principales islas del Japón y que fueron colocadas simulando el archipiélago per se. El sonido de los pájaros, el hecho de estar descalsos sintiendo el tatami y el olor a flores sin duda es relajante. Después de contemplar el jardín por unos momentos, nuestro guía nos pregunta “¿Cuantas piedras pueden ver? los asistentes estuvimos de acuerdo a que eran 14. Acto seguido nos explica que la verdadera intención de el Jardín es invitar a la reflexión de que no todo lo que parece a la primera impresión es lo que realmente sucede, que hay que ver desde más de un punto de vista las cosas para poder emitir un mejor juicio. Ahora invitó a uno de nosotros a que se parara en un punto específico del jardín, ese era el único punto de todo el lugar donde podías contemplar la verdad, y es que son 15 piedras y no 14 las que se postran en el jardín.

Sin duda la experiencia tocó mi corazón y seguramente en muchos de ustedes, existen ocasiones en las cuales somos criticados o prejuzgados simplemente por lo que la gente percibe de nosotros desde un punto de vista.

Invito a todos a reflexionar y a ver desde diferentes puntos de vista antes de emitir un juicio.

Con cariño.

Jorge


Jorge Aguayo

 
Recomendador apasionado, me siento en la mesa donde me agarre el hambre, siempre esperando sea un lugar limpio, rico, justo y complaciente. Tengo 25 años de experiencia en operaciones y servicio al cliente. Este espacio existe para hacer valer los derechos del consumidor.