3
Publicado 28 abril, 2013 by Jorge Aguayo en Actualidad
 
 

El sonado tema #LadyProfeco y la opinión de este gastronauta

"Lady Profeco" Andrea Benitez

Es cierto que la señorita Andrea Benitez efectúo tráfico de influencias a través de su padre el procurador de la Profeco Humberto Benitez y que el señor tendrá que rendir cuentas ante la ley.

Los mexicanos esperamos que se aplique la justicia. Es claro que somos incrédulos cuando de aplicar la justicia a políticos se trata, bien lo demostran en los medios sociales inclusive convirtiendo en TT (Trending topic) El HT (Hashtag) #LadyProfeco.

No pretendo ahondar en el tema, las redes sociales ya hicieron lo suyo y han vuelto del conocimiento publico en menos de 2 días este suceso que ya se encuentra en la mayoría de los medios electrónicos principalmente. Afortunadamente el mayor ganador es el restaurante en cuestión, el francés Máximo Bistrot, que en este momento literalmente esta en boca de todos.

Ok, la señorita ya echó a perder su reputación al menos por un tiempo y probablemente su padre termine pagando muy caro este suceso. Sin afán de defender a nadie y mucho menos poner en tela de duda la reputación del Máximo Bistrot, quisiera acotar lo siguiente:

Al menos a mi me parece común el hecho de que existan preferencias en algunos lugares, tal como menciona la señorita, donde los establecimientos ofrecen “concesiones” a amigos, familiares o clientes distinguidos del lugar.

Es común que los establecimientos den “concesiones” especiales a familiares y conocidos

En lo personal me ha tocado en diferentes ocasiones ver que a gente les den diferentes preferencias, mesas sin tener que esperar, que levanten la cadena del antro sin tener que hacer cola etc. Los establecimientos tendrán sus razones, las respeto pero no comulgo con ellas. Sin embargo al que ahora escribe y sin duda a algunos otros nos ha causado mucha molestia que los restaurantes, antros, bares y demás abusen de su estatus y no traten de manera equitativa a todos los clientes.

Tal vez es momento de que la profeco realmente tome riendas en el asunto y que tal como la sonada campaña de quitar los saleros en las mesas, la institución desarrolle una comunicación donde nos explique a los consumidores cuales son las principales regulaciones que deben de respetar los establecimientos en general y nos dejen muy claro todos o al menos la mayoría de nuestros derechos como consumidores.

En mi punto de vista sería una forma muy profesional de acotar y tratar de sacarse esa espina que quedó muy clavada en la institución, en el l procurador y sobre todo en la #LadyProfeco

En efecto, la señorita se equivocó, del Máximo Bistrot no sabemos con exactitud cómo actúo, pero lo que si sabemos es que existen muchos lugares de entretenimiento que no son equitativos con el consumidor y además hay un claro desconocimiento de nuestros derechos como clientes.

Jorge Aguayo
MBA (Maestro bebedor alimentario)


Jorge Aguayo

 
Recomendador apasionado, me siento en la mesa donde me agarre el hambre, siempre esperando sea un lugar limpio, rico, justo y complaciente. Tengo 25 años de experiencia en operaciones y servicio al cliente. Este espacio existe para hacer valer los derechos del consumidor.