0
Publicado 22 noviembre, 2011 by Jorge Aguayo en Instantaneas
 
 

Mi experiencia en XXXXXX, vale la pena compartir

No me gusta para nada hablar mal de los restaurantes, es por eso que no menciono el nombre del lugar en esta ocasión.

Quiero compartir con ustedes, y sobre todo con los restauranteros esta experiencia, espero sirva de algo e inspire al menos en un detalle, porque de eso se trata esta publicación.

Llego al XXXXX, hoy a las 8pm de la noche, es un restaurante Japonés, la verdad no he pedido nada de comer, aun, pero con lo que me ha pasado hasta este momento, no creo que la cocina vaya a ser buena, espero equivocarme.

Restaurante completamente solo, y con dos meseros en la planta baja, al pedir la carta me dan una carta donde el menú viene enmicado, como los de las cafeterías tradicionales que no han cambiado su menú en años, primer señal de un pequeño descuido.

Al pedir la carta de licores y preguntar por el sake, la mesera no conocía prácticamente nada al respecto y me dijo que solo había de un tipo de sake, como no sabia la marca, le pedí que me trajera la botella, a lo que me trajo una que venia vacía y sucia, de esta forma no se antoja pedir esa bebida, así que mejor pedí un agua mineral.

Al voltear a ver la barra, esta llena de platitos, platotes cubiertos, menús, salsa tabasco etc. es decir no se ve ordenada y tiene un aspecto poco atractivo.

Hay un letrero que dice “favor de solicitar su factura el mismo día de consumo, gracias” en una hoja impresa y ya vieja, este tipo de señalización no da buen aspecto y denota molestia del gerente o dueño.

La música del lugar es en español, tipo cumbias, salsas etc, creo que para un restaurante japonés la música no va.

Al pedir algo de botana a la señorita, en vez de decirme “edamames” me dijo “frijolitos en vaina”, esto lo que me denota es que la chica no ha tenido la capacitación necesaria por no tener la capacidad de describir correctamente este platillo, inclusive para personas que no saben que son los edamames.

En fin, entiendo perfectamente que no son cosas graves, mi punto aquí es que el éxito de los restaurantes y de las empresas en general radica en la suma de pequeños detalles, esos detalles son los que hacen que las compañías sobresalgan ante las otras, donde el consumidor puede darse cuenta que si se ha tenido mucho cuidado en fijarse los detalles en la ambientación del restaurante, pasará lo mismo en la cocina.

Ya me voy porque ya pusieron las canciones rancheras y me voy a poner a cantar!

A comer bien se ha dicho!


Jorge Aguayo

 
Recomendador apasionado, me siento en la mesa donde me agarre el hambre, siempre esperando sea un lugar limpio, rico, justo y complaciente. Tengo 25 años de experiencia en operaciones y servicio al cliente. Este espacio existe para hacer valer los derechos del consumidor.