0
Publicado 15 enero, 2013 by Patricia Cabrera Rosas en Actualidad
 
 

Postres hechos a base de Halls, y el laboratorio de investigación y desarrollo del Centro Gastronómico Kraft.

¿Te acuerdas del doctor Emmet Brown de Volver al futuro? si, ese científico medio loquillo súper divertido y buena onda. Pues déjame contarte que el centro gastronómico Kraft está lleno de muchos como él, bueno no científicos estrafalarios, pero, si chefs muy creativos que tienen la tarea, de investigar sus productos y crear recetas loquísimas con ellos. Postres con halls, jelly’s y cócteles de Tang, trufas de oreo y millones de formas de ocupar el queso Philadelphia, nacen todos los días por invención de este equipo tan innovador.

Es exactamente ese el propósito de Kraft al crear el Centro Gastronómico: Innovar, y así seguir ofreciendo los mejores productos, y a su vez mil y un maneras de sorprender a los consumidores con recetas rápidas y deliciosas. El centro gastronómico Kraft, cuenta con un laboratorio culinario, con capacidad de 20 personas, equipado con lo mejor y más avanzado del mercado, es aquí donde la magia sucede, todo el  equipo de expertos en las artes culinarias, ponen a prueba su capacidad creativa para poder hacer recetas a partir de sus productos.

Esta vez me toco poner las manos en la masa, equiparme con la chaquetilla de chef (filipina) y experimentar el centro gastronómico desde el interior, participando en un curso de cocina española que organizaron, a fin de dar a conocer el centro, y sobre todo para dar las gracias a sus consumidores más fieles.

Todo fue totalmente gratis, ingredientes, recetario y clase; la dinámica me encantó, ya que los chefs instructores fueron de lo más pacientes y explicaron muy bien. Todos compartimos tips de cocina e hicimos riquísimas creaciones, todas tuvieron como protagonista al Queso Philadelphia. Para empezar: Tapas españolas con Philly*, chistorra y poro. De plato fuerte cocinamos unas pechugas rellenas de queso y jamón serrano, horneadas en una salsa de azafrán y más queso, -en verdad nos quedó deliciosa. Y para finalizar una sencillísima tarta Santiago bañada en una salsa de vainilla y ¡claro! queso Philadelphia.

Una vez terminado todo, estábamos listos para comer, el staff del centro gastronómico, dispuso una mesa para exhibir todos nuestros platillos a modo de buffet, y fue hora de probar. Tengo que resaltar la cordialidad de todo el equipo y las ganas de trabajar para consentir al consumidor; ya que también cuentan con auditorio para 40 personas, sala de juntas, sala de telemarketing (¡así es! Si tu marcas al centro kraft,  y les preguntas ¿cómo salvar la salsa de queso que se te quemo? ellos te darán los mejores tips). También tienen un precioso jardín, para relajarse y echar a andar la imaginación, todo esto dentro de una casona del siglo pasado, es por eso que si vas por la calle, jamás te darás cuenta de que ahí, desarrollan las recetas que más te gustan. Éste increíble lugar está ubicado en la Privada de Rosa Blanca No.11 esquina con Cumbres de Maltrata, en la colonia Américas Unidas, en la Ciudad de México.

Y si eres de esas personas que se aburren fácilmente con la comida diaria, te invito a darle un toque distinto y pruebes cosas diferentes, tan sencillo como preparar una gelatina con tang, o cambiar la base de tu clásico cheese cake por galletas oreo. Mi consejo: ¡Diviértete al cocinar!

*Philly: una manera cariñosa de decirle al queso Philadelphia.


Patricia Cabrera Rosas