0
Publicado 29 mayo, 2015 by Jorge Aguayo en Viajes
 
 

Restaurante Pangea en Monterrey

  

Un par de queridos amigos y yo nos encontramos en Monterrey, mismos que hace poco más de un mes nos encontrabamos reunidos cenando en el restaurante de picoteo Minibar. Aquella noche los tres acordarmos emprender un viaje para conocer un restaurante que se encontraba como alta prioridad en nuestra lista de “pendientes por visitar”: Pangea en Monterrey.

A través de mucho esfuerzo dentro de la cocina, comedor y como personalidad gastronómica Guillermo Gonzalez Beristáin ha llevado la batuta de uno de los mejores destinos culinarios de Monterrey y a decir verdad del país entero.

Pangea es un restaurante elegante, y que durante los 16 años de existencia se nota que se han esmerado en ir puliendo cada uno de los detalles que el comensal puede percibir al entrar al lugar.

Mesas de manteles largos y elegantes, mismas que son acompañadas de una luz cálida invitan a la charla, el vino y la buena comida. Es notorio que los colaboradores del lugar se encuentran motivados y contentos, por la buena atención y sobre todo por las buenas intenciones de entablar una charla en torno a lo que ansiosmente disfrutará el comensal. 

Al mirar la carta se pueden apreciar platillos conocidos de manera general en restaurantes denominados “fine dining” en México, y como es mi costumbre, Si lo que buscas es quedar gratamente sorprendido por platillos vanguardistas entonces tu selección debe de ser probar el menú degustación de 6 tiempos, y uno que otro platillo de la carta.

Aquella noche fue como pocas, un maridaje atinadamente sugerido por el chef  armonizó cada platillo: Afrodita, vino blanco de vinícola Fraternidad de uva Chardonnay y Chenin Blanc nos dieron la bienvenida junto con una ensalada de primavera con alcachofas, hinojo, betabeles y kale frita. 

La cena continuó con un Côte-Rôtie La Landone 2002, decantado y disfrutado a la par de los platillos que siguieron deleitando nuestros alegres paladares, afortunadamente la noche cerró con uno de mis vinos favoritos: Fauno, mismo que igualmente sorprendió a los demás comensales de la mesa.

La noche terminó con una charla lubricada por el vino, donde el chef Guillermo nos acompañó para terminar de disfrutar con el postre más complaciente que he encontrado este año: Chocolate tibio, avellanas, tepache y mascarpone, toda una armonía en el paladar.

Quedo completamente satisfecho que el principal motivo de este viaje haya sido visitar Pangea, cumplió y sobrepasó las expectativas de FoodTrotting, MonchoMonchis y este humilde tragón.

Aquí les dejo la dirección de Pangea en Monterrey.

Ensalada de primavera con alcachofas, hinojo y betabeles asados, kale frita y anchoas. 

Trancha de coliflor rostizada con “Pork Belly” horneado, lentejas, curry y dátiles.  


   

Muslo de pato rostizado, raviol de calabaza de Castilla, guiso de morillas.

  

Tartar de cordero de Coahuila, jocoque y harissa de chile pasilla.  

  
Poro estofado, escalopa de foie gras y vinagreta tibia de piel de pollo, la textura de la vinagreta deleitó el paladar de todos.

    

Aquí el mejor postre que he probado en lo que va del año: chocolate tibio avellanas, tepache, piña deshidratada y mascarpone.

   


Jorge Aguayo

 
Recomendador apasionado, me siento en la mesa donde me agarre el hambre, siempre esperando sea un lugar limpio, rico, justo y complaciente. Tengo 25 años de experiencia en operaciones y servicio al cliente. Este espacio existe para hacer valer los derechos del consumidor.