Experiencias alrededor de la mesa

 
 
Articulo Aleatorio


Azul Histórico en el centro de nuestra hermosa ciudad

 
1
1
1

 
Resumen
 

Dirección: Isabel la Católica 30, Centro
 
Teléfono: 55 55101316,55 55213295
 
Horarios: Lunes a sábado de 9 am a 11:30 pm, domingos de 9 am a 10:30 pm
 
Sección de fumar: no
 
Internet disponible: si
 
Valet Parking: si (revisar)
 
Mapa: Mapa
 
Foursquare: Foursquare Azul Histórico
 
Sitio Web: azul.rest/restaurantes.html
 
Twitter: @AzulRestaurante
 
Ciudad:
 
Vestimenta: , , ,
 
Ocasión: , , , ,
 
Comida Rica
 
 
 
 
 


 
Lugar Limpio
 
 
 
 
 


 
Precio Justo
 
 
 
 
 


 
Complaciente
 
 
 
 
 


 
Calificación
 
 
 
 
 
4.5/ 5


Tu calificación
17 calificaciones en total

 

Lo bueno


Excelente ambientación del lugar y orgullosa comida mexicana que presumir.

A considerar


El valet parking y la accesibilidad, tomar debidas precauciones.


En resumen:

El Festival de Chiles Rellenos de Azul Histórico nos da la oportunidad de disfrutar una variedad de platillos inspirados en las recetas de varias partes de la república, después de una investigación exhaustiva, y además de dar a conocer un lugar con corazón mexicano en el centro de la ciudad.

0
Publicado 26 marzo, 2015 by

 
Descripción:
 
 

Foto principal: Queremos comer

Por: Dani nuestra Comensal Misteriosa, editado por Jorge ComensalEnDF:

Ahora que el Chef Ricardo Muñoz Zurita presenta su festival de chiles rellenos, vale mucho la pena ir a probar los diferentes tipos de preparación que propone su carta.

A pesar del tráfico y las calles cerradas por la grabación de la nueva película de James Bond, me di una vuelta por uno de los restaurantes más bonitos del centro histórico de la Ciudad de México. Así es como llegamos al edificio Hábita, donde me recibió el joven del valet parking siendo poco atento y que después de 20 minutos finalmente recibió mi coche. La molestia se me quitó inmediatamente cuando entré al edificio y me dejé sorprender por la belleza del mismo, menciono esto con respeto para que los responsables del valet hagan algo al respecto, no cuadra lo que pasa adentro del edificio con lo que sucede afuera.

El restaurante estaba lleno y la lista de espera era de mínimo 40 minutos, así que cuando vengas no olvides tomar tus precauciones. Había extranjeros, locales, personas entrando y saliendo. Al entrar se percibe la música de la terraza del Hotel Downtown a pesar del barullo de los visitantes. Sin embargo, los meseros se mostraron muy atentos con nosotros ofreciéndonos agua fresca de Jamaica para hacer amena la espera. dentro del Hotel hay una interesante variedad de tiendas, desde los chocolates Que Bo! de Joserra Castillo, pasando por algunas tiendas de joyeria hasta la tienda gourmet de Acento Culinaria de Claudio Poblete, donde sugiero enormemente se den una vuelta a comprar principalmente algunos de los ricos vinos que ofrece Claudio en su local.

No esperé mucho y me dirigí hacia mi mesa donde me recibieron con pan calientito y salsa asada del día, además del menú fijo y la carta del festival del mes: Chiles rellenos.

Al tiempo que veía el menú, me percaté de la atención al detalle que se busca en cada uno de los platillos, ahora agrega la decoración del lugar y hasta la forma de presentar el pan en una canasta mexicana de varios colores, haciendo una adecuada alusión a nuestra orgullosa cultura mexicana. Esa atención al detalle también la encontré en el impecable menú; es curioso y aceptable que comenten que en algunos de los platillos lo que te cobran no es el alimento en sí, sino la mano de obra y el tiempo de preparación.

Fui directo a ver el menú del festival del mes y así me encontré con chiles de varios estados de la República: jalapeños, pasilla, chipotle, ancho y muchos más, con rellenos que iban desde picadillo hasta plátano macho o flor de calabaza, opciones perfectas para los vegetarianos.

De entrada llegaron dos piezas de chiles chipotles tamarindo procedentes del Estado de México, rellenos de queso Cotija, gratinados con queso manchego y bañados en salsa de tomate y crema. La perfecta forma de empezar una comida, sin ser picantes, de buen tamaño e ideales para preparar el paladar para los platos fuertes.

Fue difícil escoger el plato fuerte, pues había varias opciones que se percibían deliciosas y originales, siempre resaltando la diversidad de ingredientes de la gastronomía mexicana. Al final me decidí por un chile poblano de Guanajuato, preparado estilo hacienda relleno de pollo, camarón, salsa de elote y unas cebollitas moradas en escabeche.

Aunque al principio pensé que la porción era un poco pequeña, resultó ser adecuada además de deliciosa. El guisado de pollo y camarón estaba bien sazonado y hacían un buen contraste con la frescura de la salsa blanca de elote y la acidez de las cebollitas. Lo único que me hubiera gustado, como buena amante del chile, era que fuera un poco más picante, aunque reconozco el trabajo que se emplea para evitar que sean demasiado picosos y así más gente pueda disfrutarlos.

También probé unos chiles X´Catik, dos chiles güeros rellenos de picadillo de cerdo, servidos con una salsa de kool roja y blanca. No conocía lo que era el kool, por lo que un mesero muy amable me comentó que se trata de una salsa a base de harina, maíz, manteca de cerdo y caldo de pollo. Si lo que estaba buscando era más picante, con estos chiles no lo tuve que pedir ya que estaban bastante picosos como para pedir otra agua de limón con chía, aunque al mismo tiempo ayudaba que la salsa de kool estaba cremosa y hasta cierto punto dulce como para contrastar el picor.

Para terminar una deliciosa experiencia, probé el tiramisú con café de Oaxaca, queso mascarpone y almendras. Un postre de porción adecuada, no tan dulce y presentado en una especie de azucarero azul con chocolate rasurado encima.

Algo que es obligatorio probar son la variedad de chocolates para beber, servidos en recipientes que evocan las ofrendas mayas de aquel entonces, el chocolate lo preparan con agua y por supuesto es preparado con molinillo directo en la mesa, como debe de ser.

El concepto que propone Azul Histórico resalta la riqueza de la gastronomía de nuestro país, proponiendo platillos de diferentes partes de la República Mexicana, con sazón y cocción admirable y acompañados de una presentación original, limpia y muy mexicana. El servicio que recibí fue excelente a pesar de la cantidad de gente que se encontraba en el lugar y no esperé mucho tiempo en recibir los alimentos. Me encontré con un ambiente casual que te invitaba a quedarte más tiempo y disfrutar con familia, amigos o hasta en eventos de negocios, de una gran comida.

Chiles

Chipotle tamarindo

FullSizeRender_4

Chile Poblano de Guanajuato

Relleno de camarón y pollo, servido sobre crema de elote amarillo y salpicado con cebollas moradas en vinagre.

FullSizeRender_2 (3)

Chiles X´Catik

Chiles güeros rellenos de picadillo de cerdo, servido en salsa de kool roja, kool blanca y trocitos de queso de bola.

IMG_8482

Chile Anaheim, el preferido de Jorge ComensalEnDF

Relleno de queso chihuahua y bañado en una salsa de soya, ajo y limón, la tradicion de este chile es del siglo XIX.

Chile Anaheim


Jorge Aguayo

 
Recomendador apasionado, me siento en la mesa donde me agarre el hambre, siempre esperando sea un lugar limpio, rico, justo y complaciente. Tengo 25 años de experiencia en operaciones y servicio al cliente. Este espacio existe para hacer valer los derechos del consumidor.


0 Comments



Se el primero en comentar


Deja una Respuesta


(necesario)