0
Publicado 1 noviembre, 2014 by Jorge Aguayo en Lugares
 
 

Un restaurante de carnes imperdible en Polanco

IMG_6801.JPG

Por: Jorge Aguayo

La mayoría de los carnívoros sobrevaloramos un buen corte de carne y exquisita botella de vino sobre una mesa elegante, y que al lado de esa persona especial sencillamente no podemos pedir más. El restaurante Baby Beef Rubaiyat es un claro ejemplo de ello.

Muchos sabemos lo complicada que se encuentra la avenida Presidente Mazaryk en estos momentos gracias a las muy atrasadas obras por las que atraviesa, y es probable que no hayas cruzado por este famoso recinto carnívoro que abre su primer restaurante en nuestra Ciudad de México.

Creada por un visionario empresario español, Baby Beef Rubaiyat es una cadena de elegantes restaurantes principalmente de cortes de carne que nace en Brasil hace 57 años en la cuidad de Sao Paulo, ahora con al menos 7 ubicaciones en
4 países.

Sillas artesanales de cuero brasileño y mesas hechas de troncos de Ipé (Tabebuia) engalanan el entorno. A lo lejos se puede distinguir una extensa cava hecha de vidrio que alberga cientos de botellas, y que seguramente uno de esos vinos lubricará la conversación de la velada.

La luz tenue y los colores oscuros de madera evocan un entorno romántico, invitando a la celebración, que si bien pudiera no existir tal, seguramente algún pretexto saldrá para evocar el festejo.

El pâo de queijo (pan de queso tradicional brasileño) recién horneado, estelariza como recibimiento a la par de unas entradas de cortesía, mismas abrirán el apetito, no dejes de probar el mouse de portobelo que viene en la Entrée.

Como es de esperar en los restaurantes de su clase, la carta además de sus cortes de carne también cuenta con pescados y mariscos. En caso de venir acompañado de alguien de confianza sugiero pedir un platillo de mar y el otro comensal un buen corte de res.

Algo que puede ser del agrado de los que llegan en compañía que no acostumbra tomar vino, es que también ofrecen medias botellas. Aquella noche probé un Arzuaga Crianza 2010 de Ribera del Duero, suave y aterciopelado, ideal para paladares jóvenes en la apreciación del vino.

Siempre que visito un nuevo restaurante, si el mesero me da la confianza le permito que escoja alguno de los platillos “el que me hará regresar” les menciono. En esta ocasión no pudo ser más atinada su sugerencia, como postre probamos un trio de chocolate: Mouse, sorbete y fondant de chocolate, imperdible del lugar, disfrutamos cada bocado.

Mantén un poco de apetito al finalizar el postre, ya que te esperan algunas pequeñas y ricas sorpresas además del tradicional “chupito” de despedida, que en este caso es preparado a base de mezcal y Jamaica ó mezcal con miel de agave.

Baby beef rubaiyat debe de estar en la lista de pendientes de cualquier comensal que se jacte de ser amante de los cortes de carne, en mi opinión y de boca de algunos expertos de los placeres de la carne (a mordidas) vale la pena venir a visitar. Aquí su ubicación

IMG_6814.JPG
Corazón de picaña

IMG_6805.JPG
Carpaccio de portobelo con piñon rosa y aceite de trufa.

IMG_6815.JPG
Trío de chocolate: Mousse, sorbete y fondant de chocolate.

IMG_6819.JPG
*sorpresa*


Jorge Aguayo

 
Recomendador apasionado, me siento en la mesa donde me agarre el hambre, siempre esperando sea un lugar limpio, rico, justo y complaciente. Tengo 25 años de experiencia en operaciones y servicio al cliente. Este espacio existe para hacer valer los derechos del consumidor.