0
Publicado 10 septiembre, 2013 by en Alimentos
 
 

El exquisito nuevo menú de Teppan Grill

Por: Gabriela Torres Montesinos

DSC_2128

Miércoles lluvioso con movimientos telúricos incesantes a las 7:40 de la mañana no es necesariamente presagio de un gran día. Pero gracias a la astucia del restaurante Teppan Grill la perspectiva del día dio un amable giro de 360 grados. La cita es a las 8 de la noche, pienso que no llegaré debido al tan conocido trafico de Polanco. Media hora después, ya, a la entrada fancy donde se anuncia Teppan Grill, apenas me dispongo a entrar y como por arte de magia todo el estrés se quedó kilómetros atrás. Con un ambiente moderno, sin olvidar  los pequeños detalles que dan ese aire de calidez, las luces suaves y los espacios perfectamente determinados con maderería hacen que cada cosa esté colocada de manera insuperable, mientras que las planchas y el glorioso chirrido de las carnes anuncian que estoy en el lugar perfecto para pasar una velada memorable.

La sala aguarda al final del pasillo con platos llenos de color y sobretodo con pasión del staff aquí presente.  Mi primer encuentro son  los camarones en tempura bañados en mayonesa con salsa de chipotle, la armonía de sabor fue inmediata. Justo a lado hay sashimi en cortes finos que están siendo bañados en salsa yuzu por el mismo Chef Yasuo Asai, este hombre es el responsable del nuevo menú, lo miro y con camarón en mano me aventuro a preguntarle: ¿En una palabra, que es Teppan? Voltea un poco confundido, sonríe y me contesta: “Teppan sin duda es: Receptor. La comida teppan es una carta abierta al comensal, te da la oportunidad de crear una mezcla a tu elección, teppan puede ser tan cálido, nostalgico, agridulce, citrico, aromatico. Puede ser lo que tu quieras y necesites que sea.”

Con la tan acertada definición de Chef Asai, seguí mi camino, hacia la sección del Teppan:  dos planchas gigantes, llenas de colores fenomenales e ingredientes dignos de un manjar: hongos de diferentes variedades, verduras orgánicas, zanahorias baby, cebollas moradas, almejas, salmón, róbalo. Lo primero que se expone a la plancha es la pechuga de pato acompañada de durazno en salsa de soya con jengibre, a la par aparece el Chef Rafael Casas junto con Asai para recomendarme el robalo chileno con berenjenas y salsa Teriyaki con una audaz combinación de pimienta shichimi con sake. “No te arrepentirás” –comentaron- y debo confesar que éste, es por mucho mi plato favorito de la velada, el róbalo fresco, la salsa con acidez y el picor inmejorablemente balanceados junto al sake, una verdadera orquesta sincronizada con lleno total de la función. Absolutamente delicioso.

DSC_2136

Continuo mi camino a la sección de rollos, con el apetito en momento climax, el encargado me invita a probar camarón empanizado, queso crema, envuelto en mango y aguacate con salsa de soya y limón. Mientras lo degusto, mi mente no deja de pensar que los japoneses son unos arquitectos del arte culinario. Entre la gente, puedo ver al fondo la estación de postres, pequeñas tartas de calabaza con destellos de ajonjolí negro, sushi Tempura con helado de vainilla y salsa Toffe y un tomate que le da un giro inesperado al platillo; Crème Brûlèe de jengibre con helado de raíz de limón ácido y dulce al mismo tiempo con un fresa casi tan dulce como esta creación, pero hay un postre que me llama la atención, un tarrito relleno de chocolate, de inmediato el chef Miguel Gómez , (encargado de la repostería de todo el hotel) me comenta los ingredientes de tan gloriosa creación: cremoso de chocolate con helado de nuez de la India, chocolate con leche, haba de cacao, avellana, cocoa. Miguel, sabe que  su línea de postres van más allá de la imaginación. Me mira, y sonriendo dice: La sal para el paladar, y el azúcar para enamorar.

DSC_2185

Sin duda, el nuevo menú del Teppan Grill es un deleite para los cinco sentidos. Platillos fascinantes con sabores excitantes en todo el concepto culinario, satisface todos los sentidos lleno de colores, aromas y texturas sin precedentes.  El vanguardista Teppan viene dispuesto a romper paradigmas, modificando la idea de la gastronomía japonesa. Las propuestas son inimaginables, y las posibilidades infinitas, no dejen de visitarlo en Campos elíseos, dentro del Hotel Hyatt. Aquí más información.