3
Publicado 29 septiembre, 2013 by Jorge Aguayo en Actualidad
 
 

La travesía de un emprendedor detrás de una taza de café

Por: Jorge Aguayo

Jorge Aguayo Starbucks

Es un Martes 5:55 am, día fresco y todavía no sale el sol. Toco la puerta del Starbucks de prado norte porque no han abierto aún, me ve el chico que le toca el turno de la mañana y me dice “¿Que haces aquí tan temprano? Yo porque tengo que abrir, pero ¿Tú?” a lo que señalo mi portafolio con una mano, con la otra finjo estar tecleando y le doy una sonrisa murmurando: “voy a trabajar”.

Corría el año 2008, en ese momento terminar la maestría era uno de los varios objetivos que asfixiaban mi tiempo, existían ocasiones en las cuales antes de llegar a trabajar debía de terminar de estudiar o hacer la tarea y para eso necesitaba varias cosas: alejarme del tráfico de la ciudad trasladándome temprano a un lugar cercano a mi oficina, ver zombies convertidos en personas después de su primer sorbo de café y sobre todo me aguardaba mi “Grande light 2 splendas wet latte”.

En otras ocasiones me tocaba llegar después del trabajo a terminar de leer un libro, a hacer el plan de ventas y marketing de lo que se estaba convirtiendo en mi primer proyecto: una cadena de “islas” en centros comerciales llamado “Prata Joyería Mexicana” y que al lado de mi esposa y socia era nuestro primer emprendimiento juntos. Uno de esos días y sentados alrededor de una mesa de Starbucks decidimos juntos qué es lo que deberíamos de hacer para que yo dejara mi vida corporativa, desembarcando del transatlántico de Blockbuster para abordar mi lancha con motor fuera de borda.

Pasaron un par de años donde aproveché una oportunidad de formar parte de un grupo de inversionistas para desarrollar una nueva cadena de videojuegos, experiencia que junto con mi carrera previa y la maestría me dio otro norte importante dentro del océano lleno de tiburones y en ocasiones teñido de rojo.

En el 2011 decido dejar el proyecto de los videojuegos para crecer el negocio de la Joyería y abrir lo que hoy es una consultora de marketing digital. En ese mismo Starbucks de Prado Norte iniciaron los primeros 3 meses de la empresa, donde antes de tener lugar fijo de trabajo nos reuníamos todos los días mis primeros 3 colaboradores junto con este adicto a la cafeína y al trabajo en la misma proporción. Cuántas veces no hemos escuchado esta historia, donde jóvenes y no tan jóvenes como el que ahora escribe deciden intercambiar inicialmente una oficina por tazas de café, paninis y pan de muerto entre otros platillos de temporada, donde el olor a café, la sonrisa de los baristas y los murmullos de las demás mesas adornan tu primer sala de juntas.

Reuniones de trabajo, con proveedores y además estudios de mercado, donde observamos las joyas de las chicas que asisten a ese Starbucks son una muestra de las razones por las cuales este emprendedor sigue frecuentando este 3er espacio (el 1º es la casa y el 2º la oficina).

Café shade grown Starbucks con prensa francesa

La semana del 27 de Octubre del 2013 recibo una invitación de Starbucks donde nos ofrecieron a los colaboradores del Blog de ComensalEnDF una cata especial de dos variedades de café, aprendimos porque el olfato y el gusto son tan importante para poder identificar los aromas, sabores y características del café. Shade Grown un café de Chiapas y el Autumn Blend con mezcla de granos de Asia y Guatemala fueron los anfitriones de esa cata rica en sabor, conocimiento y risas, esa mañana nos deleitamos a través de una técnica para prepara café llamada prensa francesa, donde se puede aprovechar de la mejor manera cada uno de los granos de cafe que se prepara.

20130928-135614.jpg
Además de este detalle de la marca, quedé gratamente sorprendido y agradecido de cómo es que Adrián, el Coffee Master y gerente de Starbucks Prado Norte, ha sido mi compañero de emprendimiento sin darme cuenta, al saludarnos esa mañana comentó al resto del grupo muchos de los momentos que les he descrito en estas lineas, algunos con más detalle del que me pudiera imaginar, al menos ese día sentí que he sido parte importante de las historias que albergan esas cuatro paredes.

En ocasiones, algunos me han señalado diciendo que tengo demasiada preferencia por Starbucks, descalificando a la marca como una compañía “gringa” y hasta de mal café. En mi humilde opinión la relación que tengo con Starbucks como cliente, donde yo pago un precio por el café a cambio de un lugar acogedor, cerca de mi oficina, con internet gratis, empleados y proveedores mexicanos en su mayoría, con visitantes agradables y un café muy aceptable para mi paladar, siento que es una relación equilibrada y que me hace regresar todas las semanas desde hace por lo menos 7 años.

Siempre he dicho que como donde me agarra el hambre siempre y cuando sea limpio, rico y justo, muchas veces ese es el caso de Starbucks.”

El mundo sigue cambiando más rápido que de lo que nos podemos adaptar a él; oficinas virtuales, talento que puede ser encontrado con mayor facilidad, hipercompetencia y cada vez costos más apretados son una pequeña muestra de lo que los emprendedores nos enfrentamos todos los días, en mi punto de vista lugares como Starbucks son ahora un componente muy útil para los que estamos luchando, ya sea para sobresalir o por lo menos con el objeto de sobrevivir.

Marca,s las Invito a reflexionar y a repensar su modelo de negocio tomando en cuenta esta ventaja que claramente Starbucks tiene por el momento la delantera, ya que siempre hay un peligro latente a perder el posicionamiento actual y que se debe de trabajar en una constante mejora antes de que te alcance el que viene detrás.

Nuestro país nos necesita hoy y siempre, estoy convencido que los emprendedores somos una pieza básica en el avance y, que a pesar de las circunstancias debemos de hacer que las cosas pasen. Si te quieres quejar no te reprocho, te reprocho si no haces nada por ti, los tuyos y por tu país.

Dicen que las sirenas son un espejismo, al menos este emprendedor contempla una todos los días a bordo su lancha, se encuentra impresa en el vaso de mi café matutino.

¡A comer y emprender se ha dicho!

Jorge.


Jorge Aguayo

 
Recomendador apasionado, me siento en la mesa donde me agarre el hambre, siempre esperando sea un lugar limpio, rico, justo y complaciente. Tengo 25 años de experiencia en operaciones y servicio al cliente. Este espacio existe para hacer valer los derechos del consumidor.