0
Publicado 12 agosto, 2011 by Jorge Aguayo en Instantaneas
 
 

Visita al valle de Guadalupe

Pues bien, les platico mi llegada al valle de Guadalupe:

Saliendo del DF es recomendable volar a Tijuana y da ahí es una hora y media hasta llegar al valle de Guadalupe, que se ubica a 20 minutos de Ensenada, en el camino puedes pasar por puerto nuevo y comer tacos de langosta con frijoles, ayer no fuimos por cuestiones de tiempo, esperamos ir hoy o mañana.

La entrada al valle te recibe con un típico pueblito Mexicano y claro la diferencia son todos esos viñedos en vez de ver las tradicionales plantaciones que vemos regularmente en el resto de la república, también vimos olivos sembrados, dicen que donde hay uvas hay olivos, una de las razones es que los olivos ayudan como barrera natural a los viñedos.

Esta luna creciente fue la anfitriona del lugar.

20110812-094446.jpg

Llegamos al hotel Hacienda de Guadalupe donde también es viñedo y restaurante, y que además tiene una alberca muy antojadiza pegada al desierto de B.C. como fondo.

20110812-122918.jpg

De hecho nuestro primer evento fue precisamente en el viñedo del hotel, donde colocaron un escenario para ver el atardecer ademas de deleitarnos con una presentación espectacular de tango, donde los artistas tocaban y cantaban, bailaban y nos ofrecían monólogos románticos y divertidos a la vez, ¡Que noche!

20110812-094901.jpg

La cena fue por supuesto de maridaje, que significa la correcta mezcla de los alimentos con el vino.

El enólogo y socio del viñedo vinart, Jesus Ibarra nos comento que existen tres tipos de maridaje: el igual a igual: que el vino acompañe al platillo y que la mezcla sea una orquesta al paladar, de contraste: que al probar el vino y los alimentos por el contraste que provocan al paladar resalten los sabores de los alimentos, y el complementario: lo que provoca es que el vino mejore el sabor de los alimentos.

Los vinos que probamos fueron del viñedo Vinart: Temple que es un vino fuerte y con mucho cuerpo, el cielo mar y tierra mi preferido de la noche y el un vino blanco Viognier que acompañó muy bien a uno de nuestros platillos preparados con una deliciosa tártara de pescado.

Una de las características donde se siembra la uva, es que el clima sea contrastante en temperatura, que el día haga mucho calor y que la noche sea muy fría, asi que si tienes pensado visitar el valle, recomendable es que vengas preparad@ para el frío y el calor.

¡Mañana continúo mi relato comensales!


Jorge Aguayo

 
Recomendador apasionado, me siento en la mesa donde me agarre el hambre, siempre esperando sea un lugar limpio, rico, justo y complaciente. Tengo 25 años de experiencia en operaciones y servicio al cliente. Este espacio existe para hacer valer los derechos del consumidor.